Artículos

No me interesa la política (por Mr Soletilla)

tres-monos

“No me interesa la política” es sin duda la frase más estúpida que alguien pueda decir.

Semejante afirmación es el reflejo del profundo desconocimiento e incultura que infecta nuestra sociedad, porque pocas cosas afectan tanto a nuestras vidas como la política, desde antes de nacer hasta después de morir.

Mientras estamos en el vientre materno nos afectarán las condiciones laborales de nuestra madre y el sistema de salud que la atiende, cuando nacemos estaremos mejor o peor cuidados dependiendo del  grado de conciliación familiar del que disfruten nuestros progenitores, nuestra alimentación será mejor o peor dependiendo de sus sueldos, nuestra educación y el acceso a ella dependerá del dinero que se destine a su mantenimiento, nuestra salud dependerá de la cantidad de centros hospitalarios y de la financiación de los mismos, el precio del pan, de la electricidad, nuestras posibilidades de trabajar, nuestras coberturas sociales, nuestras condiciones laborales, los impuestos que pagamos, nuestra jubilación, y hasta después de morir la manera en que nuestros bienes son repartidos entre nuestros hijos. Todo, todo tiene que ver con las leyes que se votan en los Parlamentos.

El desinterés por la política es precisamente la fuerza del opresor. El corrupto quiere precisamente eso, gente que deje en manos de “profesionales” las decisiones fundamentales de qué hacer con el dinero que se ingresa de todos los ciudadanos vía impuestos, una inmensa fortuna que se queda en manos de unos gestores que, tal y como se ha demostrado, si no son controlados se dedican a meterlo en sus bolsillos y en el de sus amigotes. La frase “no me interesa la política” es música celestial para los oídos de cualquier sinvergüenza que se dedique a la política. Ya hace más de 2.000 años que el filósofo griego Platón decía: “El precio de desentenderse de la política, es ser gobernado por los peores hombres” . Y eso es precisamente lo que está pasando.

Poco tiempo ha hecho falta para que todo salte por los aires. Con la aparición de una nueva fuerza política, representativa de la sociedad real, con miembros de la sociedad real no pertenecientes a la casta de políticos tradicionales, los que sufrían en silencio la corrupción, los que tenían miedo de denunciarla y los testigos del expolio han tirado de la manta y han salido corriendo las ratas y las cucarachas que estaban carcomiendo nuestra democracia. Al resto de ciudadanos sólo nos queda pisar a estos parásitos y desinfectar las instituciones, pero para eso hay que estar informado y vigilante con los políticos, y elegir a personas que nos representen en lugar de a mafiosos. Hay que estar interesado en que nuestras vidas mejoren.

Por eso “no me interesa la política” es sin duda la frase más estúpida que alguien pueda decir.

Mr Soletilla

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s