Artículos

Yo no quiero ser una oveja (por Mr Soletilla)

IGLESIA

      ¡Qué bonito iba el niño con su mantita de encaje el día de su bautizo!, ¡Qué guapa va la niña con su vestidito de comunión, parece una princesa!, ¡Qué emoción cuando los costaleros sacaron el paso por la puerta de la iglesia al compás de los tambores y las trompetas!, ¡Qué preciosa pareja dándose el “sí quiero” ante el altar de la iglesia de la santísima virgen de los remedios dolorosos!…

     “Yo no soy religioso, pero estas tradiciones son muy bonitas y me gusta mucho disfrutarlas”, dicen much@s mientras siguen fomentando el lavado de cerebro y la financiación de un grupo político-empresarial muy potente al que llaman Iglesia. Porque es así, la religión y en nuestro caso el catolicismo, no es una cosa simplemente espiritual, eso es la fachada, se trata de una estructura conservadora que busca insistentemente eso mismo: conservar.

     Los cambios no son buenos para la religión, no lo son porque al fin y al cabo su base de actuación es que la gente crea que hay seres imaginarios que pueden influir en sus vidas para bien o para mal, la gente debe temer que si no siguen los preceptos de la iglesia algún ser todopoderoso puede castigarles con desgracias. Los cambios significan para la iglesia pérdida de fieles seguidores.

     Cada día y en especial cada domingo, sus portavoces políticos suben a sus púlpitos para recordárselo a sus fieles, algunos con mucha mano izquierda y otros ladrando hostilmente contra los posibles cambios que puedan avecinarse. Y su influencia es muy grande entre sus fieles, porque ser religioso significa no pensar, ser religioso significa seguir unas ideas y unos comportamientos que ya te ofrecen masticados, tú sólo tienes que tragártelos.

     La iglesia lo impregna todo: cada santo del día, cada fiesta popular, cada evento personal desde el nacimiento hasta la muerte. Ellos han conseguido tener presencia física en cada hospital, en cada colegio, en cada universidad, en muchos edificios públicos, en cada ciudad, en cada pueblo, en cada aldea, en cada juramento de cargo público, en la justicia, etc. ¿Y cuál es el objetivo de esta “sagrada institución”?, ¿la moral? Podríamos ser inocentes y pensar que están aquí para orientarnos por el buen camino, pero como casi todas esas antiguas estructuras corruptas están aquí por DINERO. ¿Y cómo han conseguido situarse en esa posición de poder en nuestro país?, pues alineándose en su momento con el franquismo y haciéndose favores mutuos.

     A día de hoy sus mayores ingresos provienen del gobierno, de las subvenciones y de las exenciones fiscales, y por supuesto sus mejores aliados son los conservadores herederos de Franco, esos que perciben a sus votantes como a ganado al que hay que ordeñar, igual que la iglesia, pero la iglesia se lo dice cada domingo a la cara: pastores, corderos degollados y ovejas descarriadas. Es una relación simbiótica, los políticos les facilitan la pasta y los religiosos les adoctrinan al ganado para que nada cambie, para seguir siendo los pastores.

     Espero con impaciencia alguna homilía en la que el cura diga que en la famosa parábola del hijo pródigo, el tal hijo descarriado era uno de Podemos que volvió al redil, pero espero con aún más impaciencia el día en el que las ovejas manden a freir espárragos al pastor.

Mr Soletilla

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s