Artículos

Independientemente de todo (por Mr Soletilla)

ENFIN

     Creo que es la hora de dar un paso atrás, de salir de mí mismo y observarme, de observarnos a todos como si de un viaje astral se tratara. Me despojo de todo lo que sé, de todo lo que siento en estos momentos y vuelvo a la esencia de lo que soy: un ser humano.

     Sin ideas preconcebidas en mi cabeza experimento sensaciones primarias, tengo hambre, tengo frío o calor, tengo sueño… Miro a mi alrededor y veo a otros humanos iguales a mí, con las mismas sensaciones primarias escondidas tras comportamientos programados en otro nivel de consciencia iguales a los que yo tengo cuando me meto en el fango social. No quiero dañarlos, siento que los necesito porque no soy especialmente hábil para vivir en soledad. No sé recolectar frutos para comer ni me atrevo a matar a ningún ser vivo para usarlo como alimento. No sé tejer mi ropa ni sabría construir mi refugio. Entiendo que los necesito y por eso no quiero dañarlos. Imagino que ellos experimentan mí mismo viaje de consciencia y ven en mí alguna habilidad que ellos necesitan y que yo podría hacer por ellos.

     Y eso es todo, no hay más. Es el cénit de la inteligencia: entender que nos necesitamos y no desearnos provocarnos ningún mal, porque el mal que a ellos les daña acabará dañándome a mí.

     Bajo un poco y me sitúo en un nivel de consciencia social intermedio, con ideas sociales básicas y entiendo que necesitamos algún nivel de organización para funcionar todos de manera coordinada. Ese nivel de organización pasa necesariamente por hablar de un sistema que nos permita no sólo sobrevivir, sino también realizarnos como seres con conciencia, pero hay escollos que tenemos que salvar: hay humanos con una programación terrible y malévola. Hay humanos que han sido sacados de su nivel de conciencia primaria y han cambiado sus necesidades por planes de dominación, de control, de enriquecimiento y de autohumillación. Hay seres humanos que no saben qué hacer con su libertad y la ponen en manos de otros, la ponen a disposición de líderes cuyo único fin es acumular cosas hasta el infinito. La ponen en manos de “los irrecuperables”, de los que se han perdido en una dimensión sucia de la que ya no desean escapar.

     Y los veo allá abajo, como hormigas que se devoran unas a otras, olvidando lo que son en esencia y lo que necesitan, dejándose arrastrar por la suciedad y matándose porque cada uno de ellos tiene un sistema, sin saber que sólo hay un sistema posible para que todos nos movamos en la misma dirección: hacia adelante.

     Entiendo que están perdidos, entiendo que pueden volver a encontrarse. Lucho por ello. Mientras tanto vuelvo al fango, vuelvo a utilizar métodos sociales a veces muy alejados de mi propia consciencia primaria, pero debo entrar en esa dimensión para intentar rescatarlos de allí y mostrarles lo que llevan dentro: seres humanos que necesitan a otros seres humanos.

     Eso y nada más. Tan sencillo, tan difícil.

Mr Soletilla

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s