Artículos

La Luz Morada (Parte 3)

LUZMORADA

     No hay cosa más resistente en el cuerpo humano que el cerebro.

     Puedes cambiar tu cuerpo, puedes fortalecerlo o debilitarlo, engordar o adelgazar, pero la resistencia que muestra la mente a ser cambiada es titánica. ¿A qué ser humano le resulta fácil cambiar de idea?, ¿qué tiene que pasar para que alguien reconozca un error? De algún modo asumimos unas ideas y decidimos no cambiarlas jamás, y si alguien quiere convencernos de lo contrario no lo escuchamos sino que buscamos una y otra vez justificar nuestros argumentos previos y afianzarlos. ¿Qué me ocurrió entonces a mí para cambiar de manera de pensar?

     Como ya dije previamente las ideas de un facha caben en un folio y basta con releerlas para memorizarlas una y otra vez, para soltarlas una y otra vez, para defenderlas una y otra vez. Da igual que todo apunte en dirección contraria, puedes repetir lo tuyo en tono amenazante y acabar por hastiar al contrario. Que te hablan de reparto equitativo de la riqueza, pues sueltas lo de que el comunismo mató a miles de millones de personas; que cuestionas la legislación vigente, pues sueltas que hay que respetar el imperio de la ley; que te dicen que con los sucesivos gobiernos estamos perdiendo derechos, pues sueltas que con los otros estaríamos peor…

     Se trata de contra argumentar constantemente ideas complejas con sentencias simples ya programadas, pero el hecho de que yo fuera curioso y ansiase conocer más que llevó a escuchar otras voces y a abandonar el rebaño.

     Como decía anteriormente se abría ante mí un universo de nuevos hechos de los que nunca había oído hablar: corrupción, robo, tráfico de influencias, crímenes… Pero eran hechos inconexos, todavía podían pasar por “casos aislados”, no era capaz de encontrar el hilo conductor que los unía hasta que comencé a ver a Pablo Iglesias por televisión. Era por entonces cuando surgió el movimiento del 15M. De repente miles de personas en cientos de ciudades clamaban contra la clase política, contra toda la clase política, decían una y otra vez que no les representaban. Puedo entender que unas cuantas personas se quejen por algún asunto, pero un asunto del que se queja tanta gente por tanto tiempo no puede ser una invención. Comencé a prestar muchísima atención al fenómeno que veían mis ojos, comencé a ver claramente de qué manera se trataba la protesta en la televisión. Si comparabas el tratamiento informativo que se hacía en medios de información extranjeros o en medios alternativos de internet con el tratamiento de los medios generalistas españoles podías ver la diferencia: los medios generalistas españoles daban vergüenza ajena. Yo no soy el más listo, pero es que hasta el más tonto podía darse cuenta.

     Pablo Iglesias no es un dios para mí, no es más que un tío inteligente e informado que se convirtió en un error en la Matrix por culpa de los mismos que ahora lo demonizan.

     Los periodistas casposos tenían por costumbre montar debates en los que no se debatía sino que se dedicaban a darse la razón unos a otros. En ocasiones llevaban a sus debates algún punto de vista contrario para ridiculizarlo y machacarlo con sus típicos argumentos de derechas, y claro, los pobres diablos que aparecían por allí a defender a la izquierda salían escaldados. Fue entonces cuando a algún lumbreras se le ocurrió llevar a un joven profesor de la Complutense con pinta de perroflauta para darle por todos sitios y demostrar a su audiencia la pinta y los argumentos que tenían esos desaliñados de izquierdas. Pero Pablo no era como el resto.

     Un tío con coleta que debía hacer el ridículo les daba para el pelo a todos los que se ponían delante, y no lo hacía con soflamas comunistas ni con odio, sino con datos. Día tras día veía cómo tragaban saliva los personajes que se le iban poniendo por delante, no sólo periodistas, sino también altos cargos políticos: exministros, expresidentes, diputados, etc. Tal somanta de palos les daba que a veces sentía vergüenza ajena. Había nacido una estrella de la televisión. Argumento tras argumento, dato tras dato, se iban hilando en mi cerebro las ideas que antes no conectaban, se iba construyendo el relato que nunca conocí: no eran cosas sueltas que sucedían, era todo un sistema que se había creado a propósito para mantener a la sociedad como borregos al servicio de una clase superior a la que Iglesias llamaba “Casta”.

     Pero la cosa no quedó ahí, porque Pablo junto a muchos otros decidieron dar un paso hacia la política aprovechando el tirón y la fama que Iglesias adquirido en televisión. Era el momento, habían encontrado una grieta en el sistema y decidieron hacer palanca en ella. Y lo consiguieron.

     El relato está completo ahora para mí. Al menos tengo muy claro lo que ha sucedido desde la Guerra Civil hasta hoy, cuál ha sido siempre el fin último de la gente que maneja los asuntos políticos: enriquecerse. Y  la herramienta que utilizan no es nueva: la desinformación. Un pueblo analfabeto políticamente es lo mejor que puede sucederle a esa “Casta”. La inversión que se ha hecho en mantener a la sociedad dócil y alineada  con las ideas del opresor ha sido faraónica y muy fructífera para ellos.

     Podemos consiguió 5 millones de votos, un partido fundado en 2014 posee 5 millones de votos, pero la propaganda del régimen es tan fuerte y efectiva que ha conseguido que incluso los votantes de Podemos consideren que son pocos votos y que se desilusionen.

     Yo era un ignorante, ahora lo soy menos, Ahora soy lo suficientemente listo para saber que la grieta de este sistema es cada vez mayor, y desde este humilde rincón, junto a otros compañeros, lucho cada día por mantener la tensión sobre esa grieta, porque cada vez que se afloja la tensión, la terrible maquinaria conservadora vuelve a machacar la ilusión de tanta gente que por un momento sacó la cabeza del agua y tomó aire.

¡A por ellos!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s