Artículos

Mi secta no se toca (por Mr. Soletilla)

SECTA

     Una secta es un grupo de personas que han decidido dejar a un lado su capacidad de pensar para creer ciegamente lo que plantean sus líderes y actuar según los preceptos de su credo.

     Las sectas son un imán para las personas que buscan algo que defina sus vidas, para la gente que no sabe nada acerca de cómo funcionan las cosas y que se conforman con la explicación simplista que les ofrecen los dirigentes de la secta. Todo a cambio de una fe ciega y de un seguidismo que los adeptos en ningún momento se cuestionan. Cualquier cosa que no cuadra con ese credo es automáticamente rechazada, nunca se plantea una discusión racional, en el momento en el que tratas de diseccionar sus creencias se revolverán como perros rabiosos.

     Preferirán vivir engañados y seguir su credo a poner su cerebro a funcionar. Para las personas abducidas, su realidad y su rutina es mucho más importante que cualquier otra cosa, es más, aunque su realidad y su rutina sea penosa y miserable siempre la preferirán antes que cambiar una sola de sus ideas.

     No es por maldad, es mucho peor, ES POR MIEDO.

     Es porque su cerebro más primitivo odia el cambio hasta tal punto  que, si pudieran verse a ellos mismos en el futuro con mejores condiciones de vida, aunque tuvieran la absoluta garantía de que así sería, nunca emprenderían ese cambio. Para ellos es más importante su conjunto de pequeñas ideas incuestionables e invariables que su propia vida, y ante eso es muy complicado enfrentarse.

     Hasta tal punto llega ese empecinamiento que aunque sus líderes les roban su dignidad y su dinero en su propia cara, ellos siguen defendiéndolos y prefiriéndolos a cualquier otra cosa. Todo lo que dice el líder es bueno, todo lo que propone el líder es factible, incluso los pedos del líder huelen a gloria. Las desvergüenzas de los líderes son gracietas o poderosas razones, los adeptos los aman muy por encima de lo que aman a sus propios hijos, porque puestos a elegir, eligen la miseria para sus hijos y la grandeza para sus líderes, su credo y sus símbolos. ¿NO TE LO CREES?… Piensa en los padres y las madres que han enviado a sus hijos a morir a la guerra por sus líderes, su credo o sus símbolos. Incluso después de muertos en combate los entierran con orgullo.

Mr Soletilla

Anuncios