Artículos

Terrorífico (por Mr. Soletilla)

terror

     En este juego de la democracia, en el que cada persona elige la opción que más se adapta a sus ideas, es muy bonito y enriquecedor que haya muchos partidos políticos para optar por uno u otro, sobre todo a la izquierda del elenco político, porque hasta hace poco la derecha era única y todopoderosa.

     Negociar, dialogar y vuelta a negociar es parte de la actividad política de cualquier país democrático, y es lo que suele suceder en la izquierda con no pocas peleas y desavenencias. Pero no nos engañemos, la supuesta división que estamos viendo a la derecha no es tal, es completamente falsa y coincide en el 99% de sus planteamientos. Si algún día la suma de Partido Popular, Ciudadanos y Vox es suficiente para conseguir una mayoría absoluta serán un rodillo, no van a discutir mucho sobre lo que quieren hacer: destrozar Cataluña, cerrar fronteras, infectar aún más las instituciones con sus amigos corruptos, adueñarse aún más de la justicia, coartar la libertad de expresión, desmontar aún más el estado de bienestar, blindar a la Corona, venerar a la Iglesia y muchos desfiles militares con banderitas.

     Esta posibilidad debería provocarnos pánico porque la derecha es experta en hacer propaganda ocupando los medios de comunicación y experta en ocultar la realidad. Sólo tenéis que recordar que a día de hoy para no pocos españoles  Franco hizo cosas buenas y la mayoría desconoce qué fue la Guerra Civil. En sólo 4 años y dado el nivel cultural de nuestro país la derecha es capaz de convencer a la población de una realidad paralela que les perpetúe en el poder.

     Es por eso por lo que la izquierda, incluida la poca izquierda que tiene el PSOE, debería tomarse muy en serio sus prioridades: o encabezonarse en seguir fragmentando el voto en partidos que nunca alcanzan los necesarios para tener representación parlamentaria, o convertir su voto en voto útil, no para conseguir sus objetivos de izquierda, sino simplemente para que esa derecha de la que hablábamos antes nunca llegue al poder y disponer del tiempo suficiente para acometer cambios permanentes en nuestro país, entre ellos el más importante: demostrarle a la población que vota a la derecha por miedo a la izquierda, que la izquierda sabe y puede gobernar para construir un gran país.

     Lo que puede suceder en este momento crucial de nuestra historia es terrorífico. Escuchando a los actuales líderes de la derecha podemos llegar a la conclusión de que son simples psicópatas que únicamente se dedican a propagar el discurso del odio.

     Desde los albores de nuestra pobre democracia ha sido totalmente legítimo defender el republicanismo, el nacionalismo, el independentismo, el laicismo o cualquier otra idea que nos diera la gana defender, incluso el temible Comunismo. Lo único que ha sido ilegal defender ha sido la violencia, por eso se ilegalizó a la antigua Batasuna, y precisamente la violencia es lo que defienden los tres impresentables que a día de hoy tenemos a la derecha.

Mr Soletilla

Anuncios