Artículos, Noticias

¿Dónde está el dinero que falta? (por Mr. Soletilla)

TAXI

     Después de la victoria del sector del taxi, tras la votación en el Congreso para derivar las competencias de su regulación a los ayuntamientos y comunidades autónomas, he visitado algunos foros de opinión y me he sorprendido de la cantidad de gente que despotricaba contra los taxistas, hablando de monopolio, de la libre competencia, del servicio, de la limpieza del vehículo, de la educación del conductor, etc.

     El sector del taxi tiene que mejorar muchísimo, no lo pongo en cuestión, como muchos otros sectores, pero puedo asegurar que no es ni de lejos un monopolio. Existen multitud de asociaciones de taxis por todo el país, muchísimos autónomos y muchísimas familias que viven de él, y estoy seguro de que todo el dinero que genera este sector se queda en España. Es cierto que existe mucho trapicheo con las licencias, por eso digo que tiene que mejorar muchísimo, pero creo que lo cortés no quita lo valiente y debemos proteger a nuestras empresas autóctonas.

     Mucha gente habla del servicio y del precio de las VTC diciendo que son mejores que los de los taxis, y es cierto, pero yo me pregunto siempre que veo un chollo ¿dónde está el dinero que falta? y ¿quién lo paga?

     La competencia entre el servicio y los precios de los taxis ya existía antes de la aparición de las VTC. Las distintas asociaciones y autónomos que se dedicaban al sector ya se peleaban por conseguir clientes. Entonces aparecen vehículos de alta gama con conductores y conductoras pulcros y elegantes a mitad de precio… ¿? Entonces descubrí que el dinero que falta lo estás pagando tú, y también yo, porque las cargas fiscales que soporta un taxi no tienen nada que ver con las que soportan las VTC, cuyos beneficios no van a parar a escuelas y hospitales sino a paraísos fiscales lejos de España. Las paga también el conductor de Uber y Cabify, con precariedad laboral y sin coberturas sociales.

     Estamos creando una economía para pobres, un pobre, cuyo “jefe” lo tiene completamente monitorizado, conduce un bonito coche para llevar a otro pobre, que puede juzgar su trabajo a placer y según su criterio personal, a su destino, de ese modo soñamos que somos clase media, sin ser conscientes de que estás sentado en la parte de atrás de ese coche porque eres pobre, y lo que es peor, eres un pobre explotando a otro pobre y renunciando a tus derechos sociales porque tu dinero deja de pagarlos para irse a Delaware o cualquier otro paraíso fiscal.

     La cantinela es siempre la misma: los pilotos, los maestros, los controladores, los estibadores… Siempre que un colectivo que tiene un sueldo digno es atacado y pretende defender sus derechos hay un gran número de trabajadores pobres que les llaman mafia, privilegiados, monopolio, familias de poder… ¡Qué bien hace su trabajo la propaganda! Han conseguido que cuando un trabajador ve a otro protestar, en lugar de reclamar para sí mismo mejores condiciones, prefiera traer al “privilegiado” a sus condiciones de mierda, y cuando lo consigue se congratula de ello.

     Pues yo me alegro enormemente de la victoria de todos los trabajadores, incluso de los que viven mejor que yo, y concretamente me alegro mucho más de la victoria de los taxistas, porque pensad en la cantidad de ellos que van a apagar la Cope… Un ejército de activistas que llevan de acá para allá a tanta gente, hablándoles de política, debemos tenerlos de nuestro lado.

Mr Soletilla

Anuncios