Artículos

Fuera de mi “casa” (por Mr. Soletilla)

a4c1374ab375a88ee2bfc3479c4d8753

     Hace algunos años yo vivía en una casa con unos compañeros. La casa me pertenecía legítimamente y estaba a mi nombre.

     En casa todas las decisiones se tomaban por consenso entre todos pero, entre mis compañeros había uno que nunca estaba de acuerdo con las decisiones y quería cambiar las normas. Suponíamos que ese compañero disconforme entendería que cualquier decisión que tomáramos sería consensuada entre todos, pero nos equivocamos.

     Un día ese compañero se presentó en casa con unos matones extranjeros y, aunque intentamos resistirnos con todas nuestras fuerzas, nos echaron de la casa violentamente.

     Nos robaron todo, nuestra casa y nuestras pertenencias. Los matones extranjeros se volvieron a sus países. Después de un tiempo nuestro compañero traidor siguió viviendo allí con su familia y sus amigos, incluso a veces sus amigos nos buscaban para intentar callarnos violentamente por defender nuestros derechos. Alguno de mis compañeros incluso tuvo que marcharse lejos para que no le agredieran.

     Yo y mis compañeros denunciamos los hechos, pero sorprendentemente la ley protegía a quienes nos robaron la casa y nos maltrataron. El maldito traidor puso la casa a su nombre por toda la cara y la sentencia final nos obligó a perdonar a quien nos robó y nos maltrató y a aceptar que la ahora la casa era suya, que la heredarían sus familiares y que dejáramos de protestar porque no había que remover el pasado y había que perdonar.

     Quienes nos robaron nuestra casa y nos maltrataron llevan tanto tiempo allí que mucha gente que conozco incluso les dan la razón.

     Y yo sólo pido verdad, justicia y reparación…

     Pero ya casi nadie se acuerda de lo que pasó o no quieren acordarse.

     ¿INJUSTO, VERDAD?

     PUES TE ACABO DE CONTAR LA GUERRA CIVIL, LA TRANSICIÓN Y LA “DEMOCRACIA” ACTUAL.

Anuncios