Artículos

¿Por qué debes defender a los taxistas?

manifas

     Todas las personas que critican a colectivos como taxistas, funcionarios, estibadores, profesores, médicos, etc. tienen razón en una cosa: las condiciones laborales de estos colectivos son mejores que la media. Sueldos, horario, estabilidad… son factores que a la mayoría de trabajadores precarios de este país les son desconocidos y que otros los tengan puede resultar molesto, pero hay algo en lo que las personas que critican no tienen ninguna razón y meten la pata hasta la ingle: en creer que traer a estos colectivos a su mierda de condiciones laborales es la solución. Es como ese dicho que reza “mal de muchos, consuelo de tontos”

     Los colectivos que tienen condiciones laborales por encima de la media tienen todos algo en común, son clase obrera, son productores de riqueza y pagan sus impuestos, y es cierto que algunos de ellos pueden acumular algo de fortuna, pero de ninguna manera tienen algo que ver con los especuladores que tratan de precarizar sus empleos.

     Así es, son los especuladores, los que no producen absolutamente ninguna riqueza, los que no pagan casi impuestos, los que roban la riqueza de este país, son ellos los que intentan mover a la opinión pública contra estos colectivos de trabajadores. Los especuladores no hacen más que buscar nichos de expolio, allí donde ven que hay riqueza quieren meter sus sucias manos para llevarse una porción del pastel, y si puede ser el pastel entero, mejor.

     Los especuladores arrasan con todo, con la educación, con la sanidad, con la vivienda, con el transporte, con las pensiones… siempre actúan allí donde detectan que puede haber un mercado con muchos clientes para estafar y muchos trabajadores para explotar. Y son tan buenos haciéndolo que saben que no pueden ir a cara descubierta para cometer semejante expolio, por eso invierten en comprar políticos que les defiendan y medios de comunicación que lleven a la opinión pública a justificar el robo bajo la bandera de la libertad, y bajo la Rojigualda también. Por eso hay toda una legión de ignorantes que defienden las tesis de los mismos que les están robando, demonizando a los pocos colectivos que tienen condiciones de trabajo dignas y defendiendo el desmontaje de los servicios públicos y del estado de bienestar.

     Es tiempo de hacerse una pregunta: ¿En qué casos debo ponerme del lado de la clase obrera?, y si eres de clase obrera la respuesta es SIEMPRE, sin peros.

Mr Soletilla

Anuncios