Artículos

El quid de la cuestión: Los Servicios Públicos (por Mr. Soletilla)

    sp

      Imagina que ahora mismo necesitas un médico o una ambulancia, imagina que necesitas un colegio para tu hij@, imagina que sufres un accidente laboral o una enfermedad que te impide trabajar, imagina que necesitas encontrar una vivienda y que no tienes mucho dinero, imagina que te jubilas y dispones de una buena pensión… Todos estos casos pueden resolverse de una manera rápida y profesional: CON SERVICIOS PÚBLICOS.

     Si todas tus necesidades vitales están cubiertas y no tienes miedo es imposible que quien intenta asustarte lo consiga. Cuando confías en tu sociedad, cuando tod@s cuidamos de tod@s como dice nuestra constitución “según nuestra capacidad”, dejas de tener miedo y nadie puede convencerte de que debes odiar a nadie.

     Pero hay un problema: LOS SERVICIOS PÚBLICOS NO GENERAN INGRESOS PARA LOS GRANDES EMPRESARIOS Y ES UN PASTEL DEMASIADO GOLOSO PARA DEJARLO PASAR.

     Para un liberal dejar sin explotar un nicho de mercado lleno de cosas que todo el mundo necesita o va a necesitar es un sacrilegio. Entonces llegan los políticos liberales y los falsos socialistas y comienzan a desmontar poco a poco estos servicios: venden las empresas públicas, dejan abrir miles de colegios concertados, derivan servicios médicos a clínicas privadas, aconsejan los planes de pensiones privados, rescatan bancos con nuestro dinero, financian autopistas privadas… Y nosotros, que somos bienpensados, bajamos la guardia y no vemos cuál es su plan: HACER NEGOCIO CON NUESTRAS NECESIDADES BÁSICAS Y CON NUESTRAS VIDAS.

     Los liberales y los falsos socialistas comienzan a abandonar lo público y a derivar los recursos económicos a los negocios de sus amiguetes, y nosotr@s comenzamos a ver cómo se alargan las listas de espera en los hospitales, cómo se deterioran los colegios, cómo nuestros sueldos y pensiones pierden poder adquisitivo, cómo suben los precios de la energía y la vivienda… Y al mismo tiempo los liberales y los falsos socialistas siguen diciendo que la solución es “vender más, privatizar más, liberalizar más…”, y que quien quiera un servicio que lo pague porque los servicios públicos sólo son un nido de vagos y de inmigrantes que no aportan nada.

     Entonces nos enfadamos y comenzamos a atacar a los inmigrantes, a los parados, a los perroflautas y a todo bicho viviente que no sea un abnegado trabajador español a las órdenes de un gran empresario patriota.

     De momento les hemos parado, pero si seguimos dejando que los liberales y los falsos socialistas desmonten los servicios públicos, si seguimos empobreciéndonos, si no podemos disponer de educación y de sanidad, si no tenemos la seguridad de tener una pensión cuando ya no podamos trabajar, si nos desesperamos, al final nos van a convencer de que la culpa es de los inmigrantes, los vagos y los perroflautas, porque los vemos en los hospitales y en los colegios, sin embargo, a los políticos que hacen las leyes para favorecer a sus amiguetes empresarios y que desmontan los servicios públicos para hacer negocio con ellos… a esos no los vemos porque se reúnen en lujosos restaurantes que nosotros nunca pisamos.

     Los servicios públicos españoles, a diferencia de otros países europeos, nos han salvado del primer embate del neofascismo, pero si seguimos comportándonos como hooligans de los políticos que venden nuestro estado de bienestar no tendremos más que odio en nuestro futuro.

Recuperad la memoria y actuad en consecuencia.

Mr Soletilla

Anuncios